La IV edición del BSA pone el foco en los retos que supondrán las nuevas fuentes de proteína alternativa

Este 7 de junio con motivo del Día Mundial de la Seguridad Alimentaria se celebró la 4ª Edición del BSA, Foro Barcelona Seguridad Alimentaria. Un lugar de encuentro reservado para profesionales de la seguridad alimentaria y en el que se pudieron compartir experiencias y conocimiento sobre las condiciones y medidas necesarias para garantizar y mejorar la seguridad alimentaria en las empresas del sector.

El BSA está impulsado por el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, la Universidad Autónoma de Barcelona, el IRTA, Bioser y CHRISTEYNS.

Tras la pandemia, el foro retomaba el formato presencial celebrado en el auditorio UPF Barcelona School of Management, bajo el lema “Fuentes de proteína a debate”. Una jornada organizada en tres mesas redondas integradas por profesionales que debatieron sobre las fuentes de proteína alternativas.

Los retos del sector de la alimentación, para poder proporcionar alimentos sanos, seguros y sostenibles frente al aumento de la población, han impulsado la aparición de nuevas fuentes de proteína. Existen numerosas iniciativas con las que hacer frente a la creciente demanda de alimentos, pero ¿qué desafíos suponen estas nuevas fuentes de proteína a nivel de seguridad alimentaria? Una pregunta que fue resuelta en este foro durante las ponencias.

La sesión fue presentada por Eva Duran (CEO de Durania Group) e inaugurada por Carmen Cabezas, secretaria de Salud Pública de Cataluña, quien incidió en los retos a afrontar para ver qué formas de proteínas sostenibles serán las más adecuadas para cuidar de la salud y al mismo tiempo cuidar la salud del entorno.

Durante su intervención, Cabezas informó que ese mismo día, el Gobierno de Cataluña aprobaría la IV edición del Plan de Seguridad Alimentaria con el que se definen todos aquellos procesos y esfuerzos que se deben realizar para mejorar la seguridad alimentaria.

La siguiente ponencia corrió a cargo de Massimo Castellari, investigador del programa de funcionalidad y seguridad alimentaria del IRTA quien abordó el “Presente y futuro de la producción sostenible de proteínas”. La intervención comenzó con una descripción de las fuentes alternativas de proteína más desarrolladas y los elementos y factores que pueden influir en su llegada al mercado.

Uno de los factores más decisivos, según Castellari, es el alto precio respecto a las fuentes de proteína animal, también mencionó el obstáculo que representan sus propiedades funcionales y organolépticas que, según el investigador, nunca llegarán a ser tan buenas como las fuentes de origen animal, los aspectos regulatorios como aprobación etiquetado son también elementos influyentes. Por otra parte, aspectos como la ética, religión, sostenibilidad etc.. impulsan la entrada de productos con proteínas alternativas al mercado.
Finalmente, se centró en la calidad y la seguridad de estas fuentes de proteína alternativa, conceptos por los que merecen especial atención los peligros que se consideran de estas nuevas fuentes que incluyen: las alergias, los tóxicos naturales que pueden estar presentes en la materia prima utilizada para obtener el aislado proteico, la bioacumulación de metales pesados y la contaminación de proceso.

Tras esta charla, se dio paso a las mesas redondas donde se debatió sobre las potencialidades de esta nueva tendencia

Mesa redonda I. Las proteínas alternativas ya no son ciencia-ficción: presencia en el mercado

La primera mesa redonda reunía a Ot Fortuny, director Industrial en Zyrcular Foods y experto en proteína vegetal; Jordi Calbet, experto en insectos y director en Iberinsect y Fidel Delgado Co-CEO en Neoalgae, experto en algas.
El primer experto en intervenir fue Ot Fortuny. Tras introducir su empresa, Zyrcular Foods se centró en las seis líneas de trabajo verticales que están desarrollando en proteína alternativa. Abordó también las normas de seguridad alimentaria, haciendo hincapié en la norma BRCGS Plant Based que garantiza la ausencia de trazas de origen animal y que ya han aplicado en sus proyectos.

Jordi Calbet tomó la palabra con una charla en torno a la proteína de insectos y como se trabaja esta desde Iberinsect. De hecho, afirmó que hay tres factores clave para seguir potenciando las proteínas alternativas a base de insectos: el cambio climático, el crecimiento poblacional y la soberanía alimentaria con recursos y eficiencia.

Los proyectos que llevan a cabo se basan en cuatro puntales: sostenible, circular y resiliente (ya que es de las pocas proteínas que tienen la capacidad de ser producidas a nivel local) y eficiente (ya que es posible producir más con menos recursos).

La última intervención fue a cargo de Fidel Delgado que explicó como trabajan con las proteínas alternativas basadas en algas desde Neoalgae, la incorporación de las microalgas en alimentación, los retos y su aceptación como nuevo alimento o, lo que es lo mismo, como NovelFood.

Mesa redonda II. Fuentes de proteína: nuevos retos para la seguridad alimentaria

La segunda mesa redonda empezaba con la ponencia de Victoria Castell, jefa del Servicio de Planificación, Auditoría y Evaluación del riesgo (Departament de Salut – Generalitat de Catalunya) evaluando la composición, las características físico-químicas de los productos alternativos a través de un estudio realizado. Informó también de los principales motivos por los cuales los consumidores optan por las fuentes alternativas de proteína, estos incluyen motivos de salud, éticos, de bienestar animal, medioambientales, etc.

También participó en esta mesa redonda Jordi Caballé, responsable de consultoría y mejora continua en Bioser, quien explicó los riesgos asociados al aumento de consumo de las fuentes de proteína alternativa Entre ellos destacó el aumento de la vulnerabilidad al fraude, la cultura de inocuidad con los nuevos players en el sector o la contaminación cruzada, entre otros.

Seguidamente, tuvo la palabra Joaquim Vives, director de Solina Ibérica que se centró en la seguridad alimentaria en los nuevos alimentos proteicos. Afirmó que las nuevas aplicaciones de proteínas son cada vez más similares a sus análogos cárnicos, en términos de apariencia, olor, sabor, valores nutricionales, etc. No obstante, se preguntó si los riesgos de seguridad alimentaria son los mismos, ya que todavía están en estudio y aprendizaje, pero como sus valores nutricionales son similares a los equivalentes con carne, se utilizan los mismos principios para garantizar la seguridad alimentaria de estos productos.

La última ponencia la realizó Helena Mansilla, directora Adjunta Levante y Auditora de Sistemas de Gestión de Seguridad Alimentaria en SGS. Mansilla habló sobre la importancia del plan de higiene como herramienta para el control de riesgos asociados a las fuentes de proteína alternativas. Explicó los principales factores que debe contemplar un plan de higiene idóneo para el control de los riesgos asociados, además puso como ejemplo el Servicio de Higiene Integral de CHRISTEYNS certificado por SGS.
Mesa redonda III. State of the art de las proteínas en las redes
La última de las mesas redondas tenía como objetivo debatir sobre la percepción del consumidor sobre las proteínas alternativas.

Un debate que inició Laia Badal, Innovation Project Manager en la Fundació Alícia, sobre la percepción de la creatividad gastronómica y la innovación alimentaria.

Badal despertó la curiosidad del público retándoles a un juego visual para entender el significado que otorgamos a las cosas y entender su percepción. A partir de ahí, explicó su método de combinaciones culinarias que resume en un sistema de termómetro llamado Índice Alícia. Este sirve principalmente para medir si se está cumpliendo con lo que el consumidor demanda. Finalmente, detalló el ciclo vital de las tendencias y los aspectos que busca el consumidor en las innovaciones en productos alimentarios.

Miguel Ángel Medina, periodista de la sección de Sociedad en El País, cerraba esta mesa redonda hablando sobre su artículo “¿Por qué en los próximos años vamos a comer proteínas alternativas?”.
Medina explicó que al compartir este artículo en Twitter y otras redes sociales, las reacciones de los internautas fueron bastante reacias. Según el ponente, la principal barrera para comer proteínas, como las de insectos y similares, son principalmente mentales.

Concluyó afirmando que es difícil la introducción de estas proteínas alternativas en el mercado, pero aun así, factores como el cambio climático y la tendencia “early adopter” en los jóvenes son aliados perfectos para incentivar el consumo de estas.

Clausura

Martirià Latorre, director general adjunto en CHRISTEYNS , junto a Carme Chacón, secretaria de Salud Pública, clausuraron el evento con un pequeño resumen de lo más destacable del día donde resaltaron el alto nivel de las preguntas que surgieron durante la jornada. Chacón también felicitó a todo el equipo de la organización del evento por el éxito de este cuarto Fórum Barcelona Seguridad Alimentaria.
Por su parte, Latorre remarcó que el BSA ya es un evento de referencia en el calendario de la seguridad alimentaria gracias a cuatro elementos que ha llamado “Las cuatro Ps: profesionales, ponentes, patrocinadores y participantes”.

Un año más, el evento celebrado con motivo del Día Mundial de la Seguridad alimentaria resultó todo un éxito. Contó con más de 170 profesionales inscritos vinculados al sector y logró una gran aceptación y satisfacción por parte del público.
El Foro Barcelona Seguridad Alimentaria ha conseguido en las cuatro ediciones ser uno de los eventos vinculados con la seguridad alimentaria que despierta más interés en los profesionales del sector de la industria alimentaria.
Finalmente, un último agradecimiento en nombre de la organización a todos los asistentes a este BSA 2022 por su participación y especialmente a los patrocinadores ya que sin su colaboración no hubiera sido posible la organización de este evento. Papelmatic, Casa Terradellas, CHRISTEYNS, Bioser, Sant Dalmai, Pulit, Biokar, 3M, NOEL, Nemis Technologies y Romer Labs.

La organización hacía pública, a la conclusión de la jornada, la fecha de celebración de la V edición del BSA. La cita será el próximo 7 de junio de 2023, día como no en el que se celebra el Día Mundial de la Seguridad Alimentaria.